Una erupción volcánica capaz de aniquilar la civilización podría producirse antes de lo esperado

Un nuevo estudio de geofísicos británicos estima que una irrupción volcánica que terminaría con nuestra civilización podría iniciar ya antes de lo que se creía.

Las erupciones volcánicas regulares, como la reciente actividad del volcán Agung en Bali, podrían ser suficientes para forzar el cierre de aeropuertos, mas una súper erupción tendría el potencial de destruir la civilización humana tal como la conocemos, concluye un nuevo estudio convocado por Independent.

En contraste a la presente erupción del Agung, las súper erupciones son capaces de cubrir continentes enteros con cenizas volcánicas y mudar los patrones climáticos en el mundo entero a lo largo de décadas.

Y exactamente, una de las últimas súper erupciones conocidas asimismo tuvo lugar en Indonesia. La erupción ocurrida hace unos setenta y cinco años donde el día de hoy se halla el lago Toba en la isla de Sumatra, lanzó al aire unos tres mil quilómetros cúbicos de roca y ceniza.

Los científicos han estimado que estas potentes erupciones ocurren en periodos entre cuarenta y cinco y setecientos catorce mil años, un lapso de tiempo que el maestro Jonathan Rougier, autor del nuevo estudio, describió como “con comodidad más extenso que nuestra civilización”.

Ahora, una nueva investigación de Rougier y su equipo de la Universidad de Bristol, publicado en ‘Earth and Planetary Science Letters’, sugiere que la próxima erupción de esa extensión podría desencadenarse mucho ya antes de lo que creemos.

El equipo de Rougier, que se sirvió de datos de registros geológicos, predice que un nuevo cataclismo de semejantes peculiaridades podría generarse en entre cinco mil doscientos y cuarenta y ocho años, con un “mejor valor aproximado” de diecisiete años.

Por su lado, Marc Reichow, un geoquímico de la Universidad de Leicester, expresó que si bien el estudio se fundamenta en un “análisis estadístico sólido […] la naturaleza, incluyendo las erupciones volcánicas, no marcha necesariamente como un reloj de trabajo”.