Triangulaciones de recursos

Conforme con la Auditoría Superior de la Federación, al menos seis mil ochocientos setenta y nueve millones de pesos del Gobierno federal de México han sido desviados a lo largo del sexenio de Enrique Peña Nieto.

El mecanismo más frecuente es el envío de dinero a universidades públicas y medios del Gobierno para, después, contratar a empresas espectro
que efectúen trabajos inexistentes. Más tarde, los millones son desviados a bancos de incierta reputación, como Monex, o bien a paraísos fiscales en el extranjero.

La funcionaria pública que más habría empleado esta estrategia es Rosario Robles. Primero, como secretaria de Desarrollo Social; y ahora, como titular de la Segregaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Todo esto, conforme con informes oficiales y las investigaciones periodísticas de ‘La Estafa Maestra‘.

Ricardo Anaya, el aspirante presidencial del PAN, habría usado un esquema de triangulación afín para abultar su cartera. De esta forma, los empresarios Daniel Rodríguez y Alberto Galindo han denunciado en público que trabajaron con Manuel Barreiro para crear un esquema de empresas espectro que dejara lavar dinero y favorecer al aspirante presidencial a través de la compra y venta de terrenos y bodegas industriales.

Mas, ¡ojo! Estas triangulaciones de Robles, Anaya y otros no únicamente procuran enriquecer a los políticos y sus familias sino, sobre todo, sirven para financiar las campañas políticas. En frente de su caiga en las encuestas, tanto el PRI como el PAN habrían decidido recurrir a la masiva adquiere y coacción de voluntades con la intención de sostenerse en el poder.

Para poder adquirir el voto hace falta quién venda su conciencia. Tú, ¿le vas a entrar al juego o bien defenderás tu dignidad?