¿Qué callan los medios occidentales? Una actriz boliviana cuenta lo que ha visto en Siria

Siria es un país arrasado por la guerra. Desplazarse hasta él en la mitad del enfrentamiento militar, pasar meses bajo tiroteos, arriesgar la vida propia para conocer la verdad… pocos se atreverían a algo de esta forma. Mas hay una mujer de aspecto débil que sí lo hizo solo por decir lo que los sirios no pueden. Su nombre es Carla Ortiz. Es actriz y productora boliviana y nos cuenta su historia. ¿Qué callan los medios occidentales y qué ha visto con sus ojos?

La directiva del reportaje ‘La Voz de Siria‘, Carla Ortiz, resalta a RT que la situación actual en Siria es diferente a la que muestran los medios. “Los titulares del noticiario apuntan a que Oriente Medio es una zona que no tiene antídoto, la muerte es una cuestión del día tras día (…) los dictadores siempre y en todo momento son demonizados y , Occidente, somos los salvadores”, cuenta la actriz. “Mas cuando empecé la investigación me percaté de que hay una realidad absolutamente diferente a la que conocía”, asegura.

Los sirios han perdido la fe en Occidente”

Ortiz, que ha recorrido el setenta y cinco por ciento de Siria, asevera que hay una opinión generalizada: “La guerra fue programada y esmeradamente armada”. La productora boliviana cuenta que el pueblo sirio no confía en los occidentales por el hecho de que mucha de la información que les dieron ha sido manipulada y empleada “en favor de la mecánica que han creado”.

“Todo es muy astuto cuando vas en el fondo. Han perdido la fe en la prensa occidental y en Occidente. Por el hecho de que, ¿de qué manera puede ser posible que nos hayamos centrado considerablemente más en deponer a un presidente elegido que en terminar con el terrorismo?”, se pregunta.

También, la joven revela que los sirios piensan que la prensa internacional es la responsable del fortalecimiento de las organizaciones terroristas.

“La prensa no estaba en el frente de guerra

La actriz demanda que, si bien abundantes cronistas de diferentes países se hallaban en su hotel en Alepo, “no estaban en el frente de guerra“. “Yo sí estaba ahí y no estaban bombardeando a los civiles. ¿Entonces de quién recibían las noticias?”, se cuestiona.

Además de esto, Ortiz mantiene que la historia de Bana al Abed, la pequeña que aparentemente tuiteaba desde el este de Alepo, está manipulada. “No comprendo como una pequeña de siete años puede decir “por favor, que Bashar no gane”, asevera. “En Alepo no había electricidad”, resalta.

Los cascos blancos, ¿terroristas?

La organización de voluntarios Cascos Blancos, que se dedica a la prestar asistencia a las víctimas del enfrentamiento sirio, ha sido acusada en reiteradas ocasiones de percibir financiación externa y ha sido relacionada con conjuntos yihadistas. Por su lado, la joven cuenta que cuando preguntaba a los lugareños por ellos, les afirmaban que eran “terroristas”.

También, la actriz asevera que gran parte del Ejército sirio “está formada por voluntarios” y que muchos no guardan relación con la política. “Están defendiendo su suelo, su casa, su nación, a sus madres, progenitores y también hijos. Los únicos en el planeta que están luchando al terrorismo, tristemente, son el Ejército sirio con la ayuda de los que conocemos”, concluye.