El candidato perfecto del PRI